La Empresa: Global

SALCAI UTINSA S.A. (GLOBAL), es la empresa que presta el servicio regular de transporte interurbano de viajeros en la isla de Gran Canaria.  Nace en el año 2000, como consecuencia de la fusión entre las dos operadoras de transporte interurbanos existentes en la isla, SALCAI y UTINSA.

UTINSA fue creada en 1973 y fue titular de la concesión de transporte regular de viajeros en la zona Centro y Norte de Gran Canaria.  Enlazó Las Palmas de Gran Canaria con municipios como Santa Brígida, San Mateo, Tejeda, Arternara, Valleseco, Teror, Arucas, Gáldar, Moya, Firgas, Agaete, la Aldea de San Nicolás…

UTINSA nació de la tradición de un sistema de transportes que había arraigado entre la población, especialmente la del centro y norte de la isla, el pirata.  Se trataba de microbuses que operaban de manera autónoma y que llegaron a organizarse de alguna manera para poder sobrevivir.  Competían con el coche de hora, denominación que recibían los vehículos de AICASA.

De gran parte de la plantilla de AICASA nació SALCAI, constituida bajo la fórmula de Sociedad Anónima Laboral, gracias entre otras cuestiones, a un importante endeudamiento de todas y todos sus socios trabajadores.

SALCAI fue titular de la concesión de transporte regular de viajeros en la zona Este-Sur-Suroeste de Gran Canaria, concesión que se convertiría a la postre en la más rentable de las dos por su orografía más suave y por el inminente boom turístico.  Enlazó Las Palmas de Gran Canaria con Telde, Valsequillo, Agüimes, Ingenio, Santa Lucía de Tirajana, San Bartolomé de Tirajana, Mogán, San Nicolás de Tolentino, así como con los principales núcleos turísticos y playas: San Agustín, Maspalomas, Playa del Inglés, Puerto Rico, Puerto de Mogán, etcétera, zonas donde se concentran las principales playas y núcleos turísticos, así como entre éstos y las zonas de ocio que se encuentran en su entorno.

Desde el 6 de octubre de 1973 hasta el 17 de marzo de 2000, las dos compañías que ahora forman GLOBAL operaban por separado como consecuencia de una decisión gubernamental que puso fin, entonces, a un prolongado conflicto laboral surgido de la quiebra de la empresa que prestaba el servicio, AICASA.  Eran tiempos complejos para muchísimos sectores, complejidad a la que no fue ajeno el transporte.  La crisis de AICASA produjo una huelga muy dura que provocó la intervención oficial y que dio lugar al nacimiento de dos empresas diferentes.

Casi 27 años después, aquella división promovida por las instituciones para dar una salida a una crisis concreta, quedó invalidada por el impulso de las propias administraciones públicas canarias, que instaron a las dos compañías a entenderse para poder así formar una empresa de gran calado, capaz de mejorar sustancialmente la calidad del servicio público de transportes en la isla de Gran Canaria.